Torre Cepsa: la Audiencia recurre a Francia, Holanda y Luxemburgo para cercar al jeque

25 de enero de 2023 – La Justicia española emite órdenes europeas de investigación a estos tres países para tomar declaración a seis testigos vinculados a Al Qubaisi, el jeque investigado por blanqueo con la venta del rascacielos.

La Audiencia Nacional dirige la causa de la Torre Cepsa a Europa. El juzgado que investiga si hubo blanqueo en la millonaria venta del rascacielos acaba de emitir órdenes europeas de investigación a Francia, Luxemburgo y Holanda. El objetivo es localizar y tomar declaración a seis personas del entorno más cercano de Khadem al Qubaisi, el jeque árabe investigado por la venta de la Torre.

Así consta en un auto al que ha tenido acceso Vozpópuli y con el que se pretende localizar a las personas que participaron en la compra-venta de la Torre Cepsa en 2016. Los investigadores dan impulso a esta causa, que nació en 2018 por presunto delito de blanqueo de capitales y en el marco de la cual figuran tres empresarios españoles imputados, tal y como desveló este medio.

De esta forma, tras tomar declaración a los máximos responsables de los bancos que participaron en la operación de la Torre Cepsa, el procedimiento se dirige ahora fuera de nuestras fronteras. De los seis testigos citados, uno reside en Francia, otro en Países Bajos y el resto en Luxemburgo; motivo por el cual la Justicia española solicita la participación de Europa. Además, tanto el magistrado instructor como Anticorrupción avisan que quieren estar presentes en la toma de declaración de estos testigos.

Seis testigos clave

Se trata de Marc Ambroisien, Reinald Loutsch, Elise Agnes Lethuillier, Sidney Bouvier, Sebastien Dodo y Albert De Han. Todos ellos aparecen vinculados a esta investigación penal que trata de esclarecer, por un lado, cómo financió Al Qubaisi la compra de la Torre Cepsa y, por otro, si cometió blanqueo de capitales con la plusvalía de 100 millones de euros que obtuvo en apenas 24 horas con la operativa.

Al Qubaisi compró en 2016 la torre por 400 millones. En 24 horas la vendió al brazo inversor de Amancio Ortega y se anotó una plusvalía cercana a los 100 millones

En concreto destacan Sebastien Dodo y Marc Ambrosien por ser dos altos cargos de Edmond de Rothschild, banco suizo con sede en Luxemburgo. Los investigadores han acreditado en estos años que el primero de ellos, subdirector de la entidad, se convirtió también en administrador de Muscary Investissement S.A. Se trata de una firma pantalla que Al Qubaisi utilizó en el periodo en que tuvo alquilado el rascacielos de Madrid.

El segundo de los testigos, por su parte, fue responsable del departamento de Ingeniería Financiera y Patrimonial de Rothschild y se convirtió en la persona de enlace entre Al Qubaisi y el banco. A ellos se añade Reinald Loutsch y Albert de Haan, ambos administradores de la firma pantalla Muscary. También Elise A. Letullier (implicada en la remisión de fondos a Bankia) y Sidney Bouvier, quien constituyó una filial de Muscary en España.

El pelotazo de los 100 millones

Así pues, tras dar este paso, el magistrado informa de que las órdenes europeas de investigación serán remitidas a estos tres países a través de Eurojust. El objetivo es localizar cuanto antes a estos nuevos actores del caso para poder recabar su testimonio. Tanto el juez como la Fiscalía y las partes del procedimiento participarán en la diligencia como si se celebrase en España. Además, se les podrá exhibir los documentos que se consideren necesarios para esclarecer los hechos.

Estos testigos se suman a la larga lista de personalidades VIP que ha desfilado los últimos meses en la Audiencia Nacional como José Ignacio Goirigolzarri (expresidente de Bankia), María Dolores Dancausa (CEO de Bankinter) o el exvicepresidente de CEPSA, Pedro Miró Roig. Todos han dado su versión de uno de los mayores pelotazos inmobiliarios que ha terminado bajo la lupa de la Justicia y que ha hecho necesario librar comisiones rogatorias a Emiratos Árabes, Malasia y Estados Unidos, tal y como ha ido desvelando Vozpópuli.

La causa que ahora coge vuelo arrancó en la Audiencia Nacional en 2018 a tenor de una querella de la Fiscalía Anticorrupción. El Ministerio Público movió ficha tras estudiar las indagaciones del Sepblac y del Banco de España ante la posible comisión de delito de blanqueo con la compra del edificio. Los hechos se remontan a 2013, cuando Khadem Al Qubaisi, entonces presidente de CEPSA, alquiló a Bankia la conocida como Torre Foster (en referencia al arquitecto que la diseñó, Norman Foster).

La operación llevaba aparejada la opción de compra del rascacielos por lo que en 2016 el multimillonario magnate del petróleo ejecutó la adquisición y abonó a Bankia 400 millones de euros. El monto provino de un crédito puente que obtuvo desde Bankinter y que, años después, le valió a esta entidad una multa récord por parte de Economía de 8,2 millones de euros por incumplir la ley antiblanqueo.

El origen del dinero

Pese a la magnitud de la operación, Al Qubaisi solo fue dueño de la Torre Cepsa por unas horas. Apenas un día después de adquirirla se la vendió por 490 millones a Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega. Los investigadores no pasan por alto que se anotó una plusvalía de 100 millones de euros que terminaron en Muscary. Se trata de una empresa pantalla que creó para ejecutar la operativa y la cual canalizó dos transferencias por importe superior a los 55 millones de euros.

La primera de ellas se ordenó en noviembre de 2016 por importe de 54 millones de euros y con destino Emiratos Árabes, mientras que la segunda se efectuó en enero de 2018 por poco más de un millón a una cuenta abierta en la isla neerlandesa de Curaçao. Al respecto cabe destacar que para cuando Bankinter efectuó estos movimientos Al Qubaisi ya estaba siendo investigado por varios países por integrar una de las mayores causas de corrupción que se han vivido en Malasia, relativa al desfalco del fondo soberano Malaysia Development Berhad (1MDB).

De hecho, uno de los principales objetivos de la Justicia española es esclarecer si Al Qubaisi pagó con dinero proveniente de este desfalco parte de la Torre Cepsa que compró a Bankia. Al respecto, por este asunto declararon en 2016 como imputados los empresarios españoles Felipe de Oriol, Rafael García Tapia y Ramón Merino.

Tras ellos, comenzaron a desfilar los testigos. Goirigolzarri, en su condición de presidente de Bankia en el momento de los hechos, confirmó en marzo la operación de compra-venta, pero negó irregularidad alguna. Al hilo dijo que vivieron con preocupación este episodio porque para 2016, cuando el jeque compró la Torre Cepsa, ya era de sobra conocido que tenía serios problemas con la Justicia y los bienes embargados.

Junto con él comparecieron el exCEO de Bankia José Sevilla y el que fuera secretario del Consejo de Administración Miguel Crespo. Tras ellos llegó el turno de Dancausa. La consejera delegada de Bankinter fue la primera de una larga lista de directivos de esta entidad que ha declarado por este asunto, si bien todos han defendido la legalidad del crédito que facilitaron a Al Qubaisi. El motivo aducido fue que sabían que el destino de estos fondos era Bankia.

Por su parte el CEO de Pontegadea -que compareció también en mayo- avaló la compra y dijo que pagaron 490 millones de euros por el segundo rascacielos más alto de España porque era lo que realmente valía el inmueble. El que fuera vicepresidente de CEPSA también compareció en sede judicial y explicó que nunca tuvo mucha relación con Al Qubaisi (que entonces era presidente de la petrolera española) ya que en aquellos años residía en Emiratos Árabes. Hoy se encuentra en búsqueda y captura.

Leer artículo original: