Robos, estafas y blanqueo de capitales: el lado oscuro de los NFT

11 de septiembre de 2022 – Hay robos de más de 100 millones de dólares.

El mundo de la economía cripto lleva más de una década expandiéndose. La defensa del anonimato y de una economía alejada de los estados y los bancos centrales ha calado en una parte de la sociedad que se siente subyugada por estas instituciones y se ampara en el blockchain como alternativa. Pero, como en cualquier otra faceta, algunos aprovechan la falta de regulación del ‘criptoverso’ para enriquecerse ilícitamente.

Así ocurre en el caso de los NFT (tokens no fungibles, por sus siglas en inglés), bienes digitales únicos que pueden funcionar como piezas de coleccionismo, como entradas a un evento o como utensilios para un personaje de videojuego, entre otras cuestiones. Esta rama de la economía cripto está ahora en el punto de mira después de que una firma de análisis, Elliptic, señalase que entre julio de 2021 y de 2022 se robaron más de 100 millones de dólares a través de estafas relacionadas con los NFT.

En un reciente informe, desde Elliptic apuntan a que el robo o estafas vinculadas a estos criptoactivos se están disparando en los últimos meses. En el mes de julio de este año, los ladrones y estafadores se apropiaron ilícitamente de más de 4.600 NFT, la mayor cantidad desde que la casa de análisis elabora este estudio hace un lustro.

El caso más rentable para los delincuentes fue el robo del CryptoPunk #4324, que los ladrones vendieron por 490.000 dólares en noviembre de 2021. Aunque el usuario más perjudicado por robos de NFT fue un propietario al que le sustrajeron 16 de estos activos, valorados en 2,1 millones de dólares en diciembre del pasado año.

Entre las formas de hacerse con los NFT ajenos, los estafadores usan vías como el phishing (suplantación de identidad), de forma que acceden a las carteras donde los propietarios guardan sus criptoactivos (ya sean monedas digitales o NFT) y se los transfieren a sus propios monederos. En otras ocasiones crean imitaciones de NFT de colecciones reputadas para venderlas como si fueran originales, o se hacen pasar por personal de casas de intercambios de activos.

Al tratarse de transacciones en el blockchain, cuya seña de identidad es la transparencia (todas las transacciones de cada cartera están a la vista de cualquiera), los delincuentes usan servicios de ofuscación para dificultar el seguimiento de los bienes robados. Uno de ellos es Tornado Cash, que sirvió para lavar el dinero del 52% de las estafas de NFT, según datos de Elliptic, y que ya ha sido sancionado por Estados Unidos.

También se producen robos en plataformas que usan NFT, como ocurrió el pasado mes de marzo en el juego online Axie Infinity. Entonces, un hackeo hizo vulnerable la red blockchain basada en ethereum en la que se desarrolla el juego, extrayendo unos 540 millones de dólares. La vía para hacerlo fue a través de un programa malicioso oculto en un PDF que descargó un empleado de la compañía del videojuego, Sky Mavis.

Lavado de dinero y manipulación del mercado

Además del robo y la estafa, los delincuentes se valen del mundo de los NFT para ‘lavar el dinero’ de una forma similar a la que se ha hecho tradicionalmente en el mundo físico. Cuando poseen una cantidad de dinero obtenido de forma ilícita, lo emplean para comprar NFT que posteriormente venden, de forma que esa venta pasa a ‘limpiar’ el dinero inicial. Sin embargo, según un estudio de Chainalysis, aunque la cifra va en aumento, menos de 1,5 millones de dólares fueron sospechosos de formar parte de este sistema durante el último trimestre de 2021.

Por otra parte está la manipulación del mercado. Un ejemplo de ello es un NFT del proyecto Loot que lleva por nombre ‘Bag #666688’. Este NFT consiste en una lista de objetos que supone el equipamiento de un personaje para un videojuego. Según datos de la web especializada NonFungible, esta lista sobre fondo negro ha llegado a venderse por casi 2,5 millones de dólares, cuando su primer precio de venta fue de 6 dólares. Desde entonces se ha vendido más de 500 veces… y sin embargo solo ha tenido cuatro propietarios.

Desde hace meses, el NFT cambia varias veces al día entre las mismas dos carteras (en la imagen representada por un icono de tonos verdes y otro de tonos rosas). Una cartera cuyo número de identificación termina en a0d6 se la vende a una que termina en 16c2 quien, tres minutos después, se lo revende a la a0d6. Así cuatro veces al día. Es el denominado ‘wash trading’.

Leer artículo original: