Ocho años después del escándalo de los Papeles de Panamá, 27 personas van a juicio por blanqueo de capitales

12 de abril de 2024 – Tras ser aplazado varias veces, el juicio por los Papeles de Panamá comenzó ocho años después de que el 3 de abril de 2016 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación revelara un masivo esquema de evasión fiscal y blanqueo del bufete panameño Mossack Fonseca.

Ocho años después de que estallara el famoso escándalo de los ‘Papeles de Panamá’ y tras postergarse en varias ocasiones, el lunes arrancó un juicio contra 27 personas supuestamente implicadas en la trama de evasión fiscal y blanqueo de dinero a través del bufete panameño de abogados Mossack Fonseca que salpicó a personalidades de medio mundo.

Jürgen Mossack, abogado panameño de origen alemán y uno de los principales socios de ese bufete, así como otros exdirectivos de la firma, se deslindaron el lunes del presunto delito de blanqueo de capitales del que se les acusa, y que podría acarrearles una pena máxima de 12 años de prisión.

“No soy responsable de tales actos”, respondió Mossack, de 76 años, a una pregunta de la jueza del caso, Baolisa Marquínez. Lo mismo hicieron otros acusados en el proceso. Ramón Fonseca, de 71 años, el otro socio de la firma Mossack Fonseca, no se presentó a la audiencia y tampoco participó en línea, ya que, según la defensa, se encuentra ingresado en el hospital.

Al llegar por la mañana al tribunal donde tiene lugar el juicio en Ciudad de Panamá, Mossack habló a la prensa: “Si hay justicia de verdad, salimos bien librados”.

«Desde un inicio nosotros hemos señalado la inexistencia […] de un delito precedente», declaró a la prensa su abogada, Guillermina McDonald.

Por su parte, la fiscal contra la delincuencia organizada, Isis Soto, dijo al concluir la primera jornada: «El delito de blanqueo de capitales está acreditado y lo que nos corresponde ahora es determinar la responsabilidad penal de los encausados». Horas antes, Soto adelantó que la fiscalía pediría una «condena ejemplar» para ellos.

En el primer día, se leyó el largo auto de llamamiento a juicio y para este martes quedó programado el inicio de la etapa de pruebas testimoniales.

El Ministerio Público había pedido inicialmente el llamamiento a juicio de 44 personas en el caso de los ‘Panamá Papers’, pero ese número se redujo luego de darse sobreseimiento y decretarse la extinción de la acción penal a varias de ellas.

El inicio del proceso también tiene lugar después de que en julio del año pasado la jueza Marquínez decidiera acumular en una sola causa los expedientes del caso Papeles de Panamá y Lava Jato, considerada la mayor trama de corrupción de Brasil.

Los Papeles de Panamá: un escándalo mundial que implicó a presidentes y artistas

La audiencia de los Papeles de Panamá comenzó ocho años después de que el 3 de abril de 2016 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) reveló que personalidades de todo el mundo al parecer estaban evadiendo impuestos y habían blanqueado capitales a través del bufete panameño Mossack Fonseca.

Esta publicación, basada en la filtración de más de 11 millones de documentos provenientes del bufete, mostró que jefes de Estado y de gobierno, líderes políticos, personalidades de las finanzas, los deportes y las artes ocultaron propiedades, empresas, activos y ganancias.

Para ello, habrían constituido sociedades opacas en Panamá para abrir en otros países cuentas bancarias y crear empresas y fundaciones pantalla donde esconder el dinero, proveniente en algunos casos de actividades ilícitas, según la investigación.

Los registros fueron filtrados en primera instancia al diario alemán Suddeutsche Zeitung y fueron compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que comenzó a publicar reportes en colaboración con varios medios de comunicación.

El bufete, que cerró sus oficinas en Panamá y en otras decenas de países en marzo de 2018, rechazó en su momento ser investigado en Panamá, alegando haber sido víctima de un ataque cibernético de escala mundial y que la información “robada” y divulgada tergiversó la naturaleza de la industria y su papel en los mercados financieros globales.

Fiscales estadounidenses también han acusado a Mossack Fonseca de conspirar para evadir las leyes de Estados Unidos a fin de mantener las riquezas de sus clientes y ocultar dinero adeudado al Servicio Interno de Impuestos (IRS). También aseguran que la trama data del año 2000 e involucra fundaciones falsas y empresas fantasma en Panamá, Hong Kong y las Islas Vírgenes Británicas.

¿Hubo delito en la Panamá de aquellos años?

Tras el escándalo de los Papeles de Panamá, la imagen internacional del país centroamericano, acusado de ser un paraíso fiscal, se vio gravemente afectada y el país realizó algunas reformas legales, lo que le permitió salir en 2023 de la «lista gris» del Grupo de Acción Financiera (GAFI).

Pero parte de la actual legislación panameña no existía cuando estalló el caso, lo que podría dificultar a la justicia alcanzar condenas.

«El quid del asunto es si se cometió delito en Panamá o no con las normas del momento», dijo a la AFP el jurista Carlos Barsallo, expresidente de 2019 a 2021 de la sección panameña de Transparencia Internacional.

Según Barsallo, en 2021 la Corte Suprema exoneró a una empleada de Mossack Fonseca al indicar que su actuación entonces no era delito en Panamá. «Puede generar confusión y frustración en la comunidad internacional que este sea el resultado luego de tantos años y tantas noticias», añadió.

Aunque el GAFI, con sede en París, considera que ha hecho progresos en la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, el país centroamericana permanece en la lista de territorios considerados como «paraísos fiscales» por la Unión Europea.

Leer artículo original: