Los dos agentes asesinados en Barbate son un catalán y un gaditano y dejan tres hijos huérfanos

10 de febrero de 2024 – Tenían 43 y 39 años y estaban desplazados a la zona para luchar contra el narcotráfico.

Los dos agentes de la Guardia Civil asesinados en Barbate son un catalán nacido en Barcelona y un gaditano de San Fernando desplazados a la zona en la lucha contra el narcotráfico, según fuentes de la Benemérita.

El primero era David Pérez, agente del Grupo de Acción Rápida (GAR), casado y con dos hijos. De 43 años, nació en la capital catalana. Pese a ser natural de Barcelona, llevaba destinado a Navarra desde hace más de una década.

El segundo, Miguel Ángel González de 39 años, pertenecía al Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), cuya base se encuentra en la Comandancia de la Guardia Civil de Navarra. Era natural de San Fernando (Cádiz), tenía pareja y una hija.

Había conseguido ser GEAS en 2022 y en septiembre del año pasado fue finalmente destinado a Algeciras.

De los dos agentes heridos, uno es natural de Terrassa (Barcelona).

La Guardia Civil ha detenido a cinco personas por su presunta implicación en la muerte de los agentes. Tres de los detenidos son tripulantes de la narcolancha y se ha arrestado también en Sotogrande a las otras dos personas que les fueron a recoger.

A los tres de la embarcación se les imputan dos delitos de homicidio y lesiones graves a agentes de la autoridad. Tienen 21, 24 y 28 años, todos son españoles, con antecedentes por tráfico de drogas, atentado a agente autoridad, lesiones, delitos contra el patrimonio y blanqueo.

A los dos que iban a recogerles, se les imputa un delito de encubrimiento y resistencia grave a agente de la autoridad. De 34 y 54 años, tienen antecedentes por tráfico de drogas y contrabando.

Leer artículo original: