La Justicia investigó once veces por sospechas de blanqueo al hijastro de la alcaldesa de Marbella desde 2005

24 de noviembre de 2022 – El empresario Joakim Broberg está procesado por lavar presuntamente dinero del narcotráfico en la Costa del Sol. Ya en 2007 fue vinculado con una red de blanqueo de dinero de la droga en Marbella. Su nombre aparece en siete investigaciones abiertas en España y otras cuatro alertas financieras en Liechtenstein por compra de oro o préstamos desde en Islas Vírgenes.

Once veces desde 2007. Ese es el número de ocasiones que la Policía española, la Guardia Civil y los equipos de inteligencia financiera de España y el principado de Liechtenstein se han cruzado con el nombre del hijastro de la alcaldesa de Marbella, Joakim Broberg, en operaciones vinculadas con el blanqueo de capitales. Ahora, tanto el hijastro de Ángeles Muñoz -que ocupa también escaño en el Senado- como su marido están encausados en una investigación de la Audiencia Nacional y acusados presuntamente de pertenecer a una organización dedicada a lavar dinero del narcotráfico en la Costa del Sol, tal y como avanzó Eldiario.

Sin embargo, el nombre de Joaquim Broberg no es nuevo para los investigadores, pese a que el empresario de origen sueco y con nacionalidad estonia carece de antecedentes en España salvo por una detención al volante. Sin embargo, ya en 2007 la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Costa del Sol envió un requerimiento a la FIU de Liechtenstein, la unidad de inteligencia financiera del país. Su objetivo en ese momento era conocer si el hijastro de la alcaldesa tenía negocios en el balneario fiscal. La petición de información se hizo, según ha podido confirmar NIUS, en el marco de la llamada operación Chavo contra el conocido como el clan de los Aranda, originarios de la barriada malagueña de El Palo. En la primera fase de estas pesquisas, los agentes localizaron un chalet en Mijas con 41 kilos de cocaína.

Según los registros policiales, esta fue la primera vez que la Policía española preguntó directamente por Broberg ante las sospechas de que participaba en actividades ilícitas, que nunca se concretaron. Algo similar sucedió en 2010 cuando los servicios de alerta españoles anotaron una notificación por posible blanqueo de capitales en el año 2010, en 2012 cuando el hijastro de la alcaldesa de Marbella fue investigado por la UDEF Central en el marco de unas pesquisas por presunta elusión de impuestos y cuando ese mismo año fue también la UDEF la que analizó su posible participación en otra investigación por presunto Blanqueo de Capitales, que tampoco se materializó en imputación alguna.

Al año siguiente, el empresario de origen sueco, con una veintena de empresas en España, fue investigado también por la Policía Nacional de Málaga en otro caso de presunto blanqueo, también con el mismo resultado, y lo mismo sucedió en 2014, con otras pesquisas también iniciadas por los agentes malagueños. En 2018, le figura según las bases de datos financieras otra alerta por sospechas de blanqueo, por el que tampoco fue encausado.

Alertas en Liechtenstein

Fuera de España y según la investigación abierta en la Audiencia Nacional, la Unidad de inteligencia Financiera de Liechtenstein (FIU por sus siglas en inglés), “Pone en relación dos grupos delictivos, dedicados al fraude y blanqueo de capitales a través de operaciones financieras. Uno de los integrantes es Joakim Peter Broberg”, explican los agentes encargados del caso.

Según las mismas fuentes, el empresario fue vinculado en 2005 con dos sociedades participadas por él y de las que las autoridades financieras del principado sospechaban que participaban en una trama de defraudación de IVA. En 2007 llegó la petición española de información por la Operación Chavo, que recibía ese nombre por el apodo de uno de los investigados, y en 2012 fue una petición de información de la inteligencia financiera belga la que alertaba de que el 14 de junio de 2012 Broberg había comprado casi 11 kilos de oro por valor de 453.000 euros y que el el metal debía ser entregado a la sociedad llamada Commodity and Energy Trading LTD. “Sin embargo la compañía cambió de opinión pidiendo revender los lingotes o ingresar el dinero en una cuenta en Suiza”.

En 2010, fue una compañía panameña controlada presuntamente por Broberg la que reconoce haber recibido un préstamo de 230.000 euros desde una sociedad en Islas Vírgenes, por la que la empresa panameña constituye una hipoteca en España sobre una casa residencial en Marbella. “Posible blanqueo de capitales de procedencia desconocida”, reflejan los informes sobre las anotaciones de la inteligencia financiera.

Leer artículo original: