¿En qué gastan las grandes fortunas del mundo?

2 de marzo de 2022 – Según la última edición ‘The Wealth Report’, la población de ultrarricos creció más de un 9% en 2021. Megayates, NFT, vino y relojes, al alza.

«Cuando los ricos hacen la guerra son los pobres los que mueren». Jean Paul Sartre.

El conflicto bélico que vive Europa ante la invasión de Ucrania por parte de Rusia se sucede apenas dos años después del inicio de otra guerra, la del Covid, que vino a cambiar nuestro estilo de vida y el paradigma de las relaciones sociales. Entre guerras, los ahorros (de algunos) cosechados en 2020 y el acceso a tecnología y la democratización digital de las inversiones, incluido el capital privado, han dado lugar a unos mayores níveles de creación y crecimiento de la riqueza, aumentando así la población de ultrarricos en el mundo.

En Norte América, el número de Ultra High Net Worth Individuals (Uhnwi, según sus siglas en inglés) creció un 12,2%, hasta 233.590 personas. La segunda región del mundo con mayor crecimiento porcentual de aquellos que poseen más de 30 millones de dólares de liquidez fue Rusia y CIS (Comunidad de Estados Independientes, que Ucrania abandonó en 2014 tras la anexión de Crimea), sumando un 11,2% más, hasta 6.542 personas. En total, el número de ultrarricos aumentó un 9,3% a nivel global, y suma 610.569 personas, según The Wealth Report 2022 que hoy presenta Knight Frank. Esta cifra seguiría yendo en aumento -hasta un 28,4% más en 2026- llegando a duplicar el número de ultrarricos que se contabilizaban hace una década.

Por número, tras Norte América figura Asia, con 169.889 uhnwi seguida de Europa con 154.008. «El aumento del precio de los activos, de los mercados inmobiliarios a los bursátiles hasta coleccionables de lujo, han permitido impulsar las carteras de inversión de los más afortunados», señala el informe.

¿Y en que gastan su dinero? «El año pasado fue un récord para la inversión de capital privado en bienes raíces comerciales. A pesar de la pandemia y la incertidumbre económica, los inversores privados gastaron cerca de 405.000 millones de dólares, un 52% más que en 2020 y un 38% por encima del promedio cinco años antes de la pandemia. Esto superó con creces el repunte de los volúmenes registrados por inversores institucionales, que colectivamente aumentaron la inversión un 29%, solo un 6% por encima de los cinco años previos a la pandemia».

El principal destino de inversión para dos tercios de los uhnwi son las propiedades, lo que ha impulsado el mercado residencial de lujo sobre todo en Dubái, donde los precios en este segmento crecieron un 44,4%; en Moscú, con un aumento del 42,4%, o en San Diego y Miami, por encima del 28%, según el Prime International Residencial Index de la consultora.

También viajan más y mejor. Los encargos de megayates han crecido un 6% en 2021 y aumenta también el uso de jets privados, con 3,3 millones de desplazamientos, lo que supone un 7% más entre 2019 y 2021; y hasta un 43% más respecto a 2020. También gastaron más en arte; en el virtual -las ventas de NFT alcanzaron los 25.000 millones de dólares en EEUU el pasado año- y en arte clásico o contemporáneo, donde de media, los precios aumentan a nivel internacional en un 13%. «En 2021, Sotheby’s registró ventas récord de 7.300 millones de dólares, mientras que Christie’s obtuvo su mejor registro en cinco años, 7.100 millones».

Los relojes siguen creciendo como objeto de deseo y en el último año movieron 420 millones de dólares en subastas y ocupan la primera posición por incremento de precio, tras subir un 16%, destacando sobre todo el interés por los relojeros independientes, con récords para los George Daniels, Roger Smith, Christian Klings y Philippe Dufour.

También aumentó en un 16% el coste del vino de lujo, algo muy favorable para el mercado español si bien han sido el champagne (+31%) y el Borgoña (+25%) los que mejor se han comportado. «Se ha producido una nueva oleada de inversiones en el mercado del vino, algunas motivadas por factores macroeconómicos como la preocupación por la inflación, ya que el vino se considera una cobertura; pero también por factores más localizados, como la escasez de suministros debido a las condiciones meteorológicas y los problemas de la cadena de suministro», explica a Knight Frank Miles Davis, de Wine Owners.

El índice para Lamborghinis clásicos creció casi un 15%, seguido de Porsche (+8%) y Ferrari (+6%). Eso sí, el récord se lo llevó un McLaren. El mercado de whisky escocés también permaneció resiliente, creciendo en precios un en 6%.

Los diamantes siguen siendo un valor seguro, y si son de color, más; un mercado que además seguirá al alza gracias a la tecnología blockchain.

Leer artículo original: