El narco que está preso desde 2019 y amasó una fortuna desde la cárcel: casas y coches de lujo, flota de camiones y una cadena de ferreterías

15 de abril de 2024 – Argentina: El nombre de Julio Rodríguez Granthon, alias “El Peruano”, volvió a tomar repercusión tras el arresto del jefe de logística de lavado de dinero de su organización. Cómo, con la ayuda de testaferros y prestanombres, logró acrecentar su riqueza.

El narco Julio Rodríguez Granthon, conocido como “El Peruano” está preso desde 2019, sin embargo, las rejas no le impidieron seguir manejando los hilos de su organización enclavada en Rosario. Desde entonces, sumó imputaciones y condenas en su contra. Este jueves volvió a ser mencionado tras el arresto de Jorge Benegas, el ex testaferro de Esteban Lindor Alvarado, que ahora aparece como el jefe de operaciones de lavado de dinero de su estructura.

Contó, además, con la ayuda de su padre, Francisco Rodríguez Villarreal, quien también fue detenido por agentes del Departamento de Investigaciones Especiales de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA, durante el operativo que adelantó Infobae y que fue destacado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La causa, a cargo de Matías Scilabra, de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario; Diego Iglesias, de la Procunar, Diego Velaso y Juan Argibay de la Procelac, reveló las exorbitantes cifras que el capo invirtió y administró desde la cárcel. De acuerdo a la investigación, adquirió, a través de testaferros y prestranombres, propiedades, una flota de camiones y vehículos para blanquear el dinero producto de la actividad ilícita.

El narco coordinaba todo desde un celular que fue secuestrado en el pabellón “A” de la Unidad Residencial VI del Complejo Federal I de Ezeiza, en julio de 2022. En el dispositivo, los detectives lograron recuperar diálogos recientes.

Entre ellos, el siguiente: “Cambiemos todo, dale amigo porfa”, “¿Sería así, 122.974 dólares (…) no hay para cambiar más?”. Su interlocutor, apodado “El Gordo”, le envió como respuesta la imagen de fajos de dólares y pesos, que ilustra esta nota. El dinero, sostienen los investigadores, es producto de la venta de “Pollo”, que nada tiene que ver con el ave, sino que es el término elegido por el grupo narco para referirse a la cocaína.

Al mismo tiempo, a raíz del precio al que cotizaba el dólar en ese momento, Granthon ordenó desde su celda “pollo a 3 millones jajaja”. En esa misma conversación señaló a uno de sus soldados: “Mañana te paso 10 pollos”. En otra charla, el narco admite que posee, entre su flota de vehículos, una “Hilux Amarok V6, un BMW 330, un Audi Q5 y un Mercedes”.

Otro signo de la exorbitante fortuna a la que accedió se encuentra en las inversiones inmobiliarias que realizó. Según pudieron establecer los detectives, el 15 de octubre de 2020, “El Peruano” compró un lote en el barrio cerrado Troncales del Sur, en la localidad de Alvear (Santa Fe), por $1.200.000. Además, invirtió para la construcción de una casa dentro de su perímetro de 230 m2 por un total de USD 128.000. Esa propiedad está a nombre de Paola Ramos, mujer de 45 años que no posee actividad económica ni activos. Fue apresada durante el mismo procedimiento en el que cayeron Benegas y Villareal.

Dos meses más tarde, el 17 diciembre de 2020, Granthon adquirió otro terreno por USD 8.000, en el emprendimiento inmobiliario Pinares del Sur, en Piñero. En esa oportunidad, padre e hijo encargaron la construcción de otra vivienda de unos 400 m2, desde 2022, por la que desembolsaron 17.000.000. En la operación intervino Yanina Messina, otro eslabón clave de la estructura: es la titular de Messina Hermanos SRL, una de las firmas de transporte de cargas adjudicadas al narcotraficante.

Más tarde, invirtió $12.000.000 en una propiedad sobre la calle Paysandú, en Funes, hasta julio de 2012. Granthon tuvo la asesoría de una abogada, se respaldó en el trabajo de un “proyectista de obras” y en un constructor.

Los federales lograron detectar en su celular conversaciones con un agente inmobiliario, a quien le dio indicaciones para alquilar o poner a la venta la casa de Troncales, en junio de 2022. Bajo el seudónimo de “Inq Matías Local KK Paso”, el narco le indica al broker: “Pedimos alquiler 90 y venta 170, así bajamos a 158, yo le soy sincero en construcción, le gaste aproximadamente 110 y el terreno 18 lo pague 128, me gaste en hacer la casita y pensaba sacarle más, dormí por la zona”.

En los allanamientos, los agentes encontraron un contrato de locación celebrado el día 19 de agosto 2022, por el que Ramos entregó la propiedad, desde el 1 de septiembre de ese año hasta el 31 de agosto de 2025, por un precio total de $3.420.000, una cifra impuesta por el capo.

Por otro lado, la investigación dio cuenta de la adquisición de camiones a disposición del blanqueo de la banda: un Scania G 420 A4x2, en 2020, por más de $7.300.000; otro del mismo modelo por $5.500.000, en 2022; un semirremolque, por $4.500.000, y un Scania G360, a más de $6.600.000, entre otros. En una charla, uno de los miembros de la organización señala que Granthon “tiene una flota de 10 camiones”. “Compra todos de alta gama”, agrega.

Creen que Benegas, con la colaboración de Marcos Jeremías Di Marco, prestó el know how aplicado en el entramado de sociedades adjudicadas a Alvarado para el blanqueo de activos en ese rubro. En el caso de Granthon, el viudo de Cecilia Nasca, la mujer que fue acribillada a tiros en un ataque sicario de mayo de 2023, habría utilizado el sello de VALMARC TRANSPORTES S.A.,

Por último, la investigación logró determinar que el capo es el verdadero dueño de las Ferreterías “Tatan Tatan”, que cuenta con tres sucursales en Funes. No es necesario aclarar a quién le llegaba el dinero producto de las ventas.

En una conversación registrada entre padre e hijo, el 6 de julio de 2023, Villarreal da cuenta de la principal característica que impulsa a su hijo a tener éxito en los negocios, cuando le dice: “Creo que reúne las cualidades para ayudarte a montar el negocio que quieras porque tiene iniciativa, es emprendedora, como también lo eres tú”. Hablaban de a Lucrecia Biagiola, otra de las detenidas que fue, además, pareja del narco.

Leer artículo original: