El Banco de España alerta de las «cuentas mula» que utilizan los delincuentes para blanquear dinero

8 de junio de 2024 – Avisa de que «cada vez con más frecuencia» hay personas que están dando sus datos de forma voluntaria a los delincuentes.

El Banco de España ha alertado recientemente de las «cuentas mula», una práctica que están usando cada vez más los delincuentes que consiste en utilizar cuentas corrientes a nombre de terceros para blanquear el beneficio de sus actividades.

Se trata de cuentas que, a modo de intermediario, recogen dinero de origen fraudulento y lo envían a otro destino, generalmente como una pieza de operaciones de blanqueo de capitales «más ambiciosas». El término cuenta ‘mula’ se usa como analogía de las personas que son reclutadas para transportar droga en sus equipajes «a veces, incluso, sin saberlo». En este caso, sin embargo, lo que se transporta o mueve es dinero.

Sobre el modo de reclutar o conseguir estas cuentas, por un lado, el Banco de España señala que a veces son los mismos delincuentes los que abren estas cuentas a nombre de otras personas con datos robados mediante técnicas como el ‘smishing’, el ‘phishing’ y otras técnicas de ingeniería social (por ejemplo, falsos anuncios de empleo, de alquiler de viviendas, de vacaciones, etc).

«Los delincuentes contratan y operan las cuentas para sus fines ilícitos sin que las personas que aparecen como titulares sean conscientes ni del robo de sus datos ni de su apertura y operativa», señala el supervisor en una entrada de su Portal del Cliente Bancario.

Sin embargo, avisa de que, «cada vez con más frecuencia», hay personas que «se prestan a ello» y entregan sus datos «de forma voluntaria» o abren las cuentas y entregan los datos a los delincuentes para sus fines. Incluso, se dan casos de cómplices que operan en sus propias cuentas personales siguiendo las instrucciones de los delincuentes.

«Generalmente, este tipo de ‘préstamo’ de datos o cuentas lo realizan por dinero personas jóvenes o con poca formación, que desconocen el alcance y la gravedad de sus actos: quien presta una cuenta puede ser considerado como parte de la organización criminal y ser responsable penalmente. También puede ser condenado a resarcir civilmente a las víctimas de los delitos cometidos por las cuentas», alerta el Banco de España.

Por tanto, recalca la importancia de saber que la cesión de datos personales o de la propia cuenta para realizar operaciones de entrada y salida de fondos asociados a fines ilícitos es considerado «tan grave a nivel delictivo como la propia organización criminal que lo utiliza en su beneficio».

Recomendaciones

El Banco de España también realiza una serie de recomendaciones para evitar problemas relacionados con las cuentas mulas. Así, aconseja a los usuarios que no entreguen «nunca» a otras personas los datos y las claves para operar una cuenta abierta a su nombre, puesto que «con seguridad» se utilizará para fines delictivos y el cliente pasará a ser el responsable cuando las autoridades investiguen y persigan esos delitos.

También aconseja no entregar datos personales a cambio de un precio y ser «muy cuidadoso» cuando se tengan que dar datos personales a otras personas. En caso de haberlos facilitado y advertir después un posible engaño, recomienda denunciar el caso, ya que ayudará a que no se utilicen para delinquir contra terceros.

También recomienda que nunca se realicen operaciones en la cuenta siguiendo las instrucciones de personas desconocidas, que se desconfíe de los empleos en los que se exija ser titular de una cuenta y ponerla a disposición de la empresa para operar con ella.

Asimismo, aconseja no pinchar en enlaces contenidos en el correo electrónico, SMS o mensajería que se hacen pasar por un banco y recuerda que las entidades «nunca piden datos personales o bancarios a través de esas vías. »En caso de duda, ponte en contacto con tu entidad«.

Por último, pide a los usuarios que avisen a las autoridades si tienen conocimiento de una cuenta que no han contratado. «Podría ser que alguien haya robado tus datos y te esté suplantando», concluye.

Leer artículo original: