EE.UU. alerta de las “muchas amenazas de seguridad” en África occidental por la expansión yihadista

26 de septiembre de 2021 – EEUU alerta de las “muchas amenazas de seguridad” a los países de África occidental por la expansión yihadista.

El comandante del Mando de Estados Unidos en África (AFRICOM), Stephen Townsend, ha destacado este viernes que “Malí está en una encrucijada crítica” y ha pedido a la junta militar que encabece una transición hacia un gobierno “democrático y civil”, en el marco de una visita al país africano en la que se ha reunido con el presidente de transición, Assimi Goita.

Townsend, que ha estado acompañado con el subcomandante del AFRICOM para Contactos Civiles y Militares, Andrew Young, ha señalado que “la mejor forma de lograr progresos en la seguridad y prosperidad de Malí es llevar a cabo una transición a un gobierno democrático y liderado por civiles que responda a las necesidades del pueblo maliense”.

Así, ha discutido con Goita y el ministro de Defensa de Malí, Sadio Camara, la necesidad de que las autoridades de transición se ciñan a su compromiso de celebrar elecciones “creíbles y transparentes” y entregar el poder a un Ejecutivo electo de forma democrática en abril de 2022, según un comunicado publicado por el AFRICOM a través de su página web.

Townsend ha abordado con Goita los “sacrificios compartidos” de las fuerzas malienses, estadounidenses e internacionales en los esfuerzos para mejorar la seguridad y la estabilidad en Malí y en el Sahel. “Las fuerzas malienses e internacionales han compartido sangre mientras luchan contra los terroristas que amenazan a civiles inocentes en Malí y el Sahel”, ha manifestado.

“Queremos continuar esta larga asociación”, ha señalado, al tiempo que ha destacado el apoyo a nivel de seguridad y desarrollo entregado por Estados Unidos y los socios internacionales, tanto a nivel bilateral como a través de organismos como la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA).

Goita juró el cargo como presidente de transición en junio después de un golpe de Estado en el que derrocó al entonces titular del cargo, Bah Ndaw. Ndaw había sido nombrado para el puesto a raíz de una asonada encabezada por el propio Goita en agosto de 2020 contra el entonces presidente, Ibrahim Boubacar Keita. Tras ello, se comprometió a respetar el calendario de transición de cara a la celebración de elecciones en el plazo de 18 meses.

La visita de Townsend a Malí ha llegado en el marco de una gira en la región en la que ha advertido de las “muchas amenazas de seguridad” a la que hacen frente los países costeros de África occidental ante la expansión de las operaciones de los grupos terroristas que operan en el Sahel, al tiempo que ha apostado por una “postura regional de cooperación”.

GIRA EN ÁFRICA OCCIDENTAL
Townsend, quien el jueves realizó una visita a Togo y Benín, ha destacado que Washington busca impulsar la cooperación con estos países para hacer frente a la situación y aumentar las capacidades de los países de la región para garantizar su seguridad fronteriza, según un comunicado publicado por el AFRICOM a través de un comunicado.

“Aplaudo las contribuciones de Togo a la seguridad regional y marítima”, afirmó tras reunirse con el presidente togolés, Faure Gnassingbé; el ministro de Fuerzas Armadas, Essozimna Marguerite Gnakade; y el jefe del Mando General de Defensa, Dadja Maganawe. Así, destacó la “participación activa” de Lomé en ejercicios navales y “otros esfuerzos de cooperación”.

El comandante del AFRICOM hizo además hincapié en que Benín “tiene un papel importante” que jugar para garantizar la seguridad regional tras un encuentro con el presidente beninés, Patrice Talon. “Seguimos trabajando con Benín y otros socios para construir capacidades y mejorar la interoperabilidad”, añadió, en una nueva parada en su gira por la región.

Durante su estancia en Benín, Townsend y la asesora de Desarrollo del AFRICOM, Barbara Hughes, se reunieron con el representante de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Carl Anderson, para “discutir vías de cooperación en el fortalecimiento de la postura de la comunidad y la sociedad civil para evitar la propagación de ideologías extremistas violentas”.

Previamente, Townsend había realizado visitas a Ghana y Costa de Marfil entre el 20 y el 21 de septiembre, desde donde apostó por la necesidad de fomentar la cooperación transfronteriza para mantener la seguridad. “Las visitas a Ghana y Costa de Marfil fueron muy productivas”, dijo, antes de desvelar que se había reunido con altos cargos “para hablar de la importancia de mantener la postura regional para hacer frente a los problemas de seguridad”.

Durante su visita a Costa de Marfil, el comandante del AFRICOM realizó una visita a la Academia Internacional de Lucha contra el Terrorismo (AILCT), inaugurada en junio en Jacqueville con el objetivo de formar a efectivos de los países de África occidental en la lucha antiterrorista.

EXPANSIÓN YIHADISTA EN EL SAHEL

La amenaza yihadista se ha expandido desde Malí, Níger y Burkina Faso hacia los países del sur, lo que supone un creciente desafío de seguridad para los países de África occidental. Costa de Marfil ha sido escenario de varios ataques en los últimos meses, centrados principalmente en la zona fronteriza con Burkina Faso, escenario de una grave crisis política y humanitaria que ha provocado el desplazamiento de cientos de miles de personas.

El primer ataque de envergadura en Costa de Marfil tuvo lugar en marzo de 2016, en la ciudad costera de Grand Bassam en el que murieron al menos 16 personas y que fue reivindicado por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Desde 2020 se han registrado varios ataques más, achacados a grupos vinculados con AQMI –integrado en el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), si bien la rama de Estado Islámico supone igualmente una amenaza creciente.

En este contexto, las autoridades de Burkina Faso anunciaron el jueves la detención de más de 70 personas por blanqueo de dinero y financiación de grupos terroristas a través del tráfico de combustible en las zonas en las que operan estas formaciones, que han incrementado sus ataques durante los últimos años, especialmente en el norte y el este del país.

La Fiscalía burkinesa ha manifestado que “el carburante provenía de Nigeria y pasaba por Benín para ser almacenado en Koualou”, una localidad situada en el este del país africano. Así, ha agregado que el combustible era trasladado desde allí a otros puntos del país, incluida la capital, Uagadugú, según ha recogido el portal burkinés de noticias Infowakat.

Así, ha recalcado que las investigaciones han sido abiertas por contrabando, blanqueo de capitales y corrupción relativas al traslado de miles de litros de combustible por parte de estos sospechosos, quienes están acusados además de financiar el terrorismo, sin que por el momento se haya especificado con qué grupo habrían cooperado los detenidos.

El Sahel ha venido registrando en los últimos años un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

Leer artículo original: