Al «Ove» el narco que huyó de la cárcel de Palma, condenado por blanqueo de dinero

12 de abril de 2024 – Según cuenta el diario mallorquín Última Hora, hace una década, Gabriel Amaya, ‘El Ove’, era un narco en ascenso. Heredero del clan de ‘los Bizcos’, apenas tenía quince días de alta como trabajador en la Seguridad Social pero tenía un BMW, un Audi, una furgoneta Mercedes y un Chrysler. Se había comprado una finca en Son Prunes y una casa en La Soledat en cuya reforma había invertido cien mil euros. A partir de entonces pintaron bastos: tres condenas casi simultáneas por tráfico de drogas que sumaron quince años de cárcel. En un permiso penitenciario, ‘El Ove’ se fugó en 2016 y estuvo más de cinco años desaparecido hasta que fue detenido por la Policía Nacional después de volver a Son Banya.

El tiempo de fuga fue suficiente para que caducaran sus tres condenas por drogas. Todas ellas habían prescrito. Sin embargo, por un plazo de tres meses quedó viva la que le sentó ayer en el banquillo: una acusación por blanqueo de capitales. De una acusación inicial en la que la Fiscalía le reclamaba seis años, el acuerdo final se quedó en un año y medio de prisión y una multa de 344.000 euros. Se le acusa de acumular un importante patrimonio a través de sus familiares y testaferros con los fondos que había conseguido con el tráfico de drogas.

Leer artículo original: